Como una «vergüenza» y una situación “inaceptable” calificaron hoy el subjefe de la bancada DC, diputado Gabriel Silber,  la diputada Yasna Provoste y el diputado Claudio Arriagada,  las revelaciones del programa Informe Especial sobre millonarias pensiones de inutilidad o segunda clase a ex funcionarios “saludables”. Entre los casos se encuentra cuatro condenados por delitos de lesa humanidad.

 

Al respecto, el diputado Gabriel Silber señaló que “esperamos y le pedimos al Ejecutivo que, al margen del cambio general al sistema de pensiones que debe ser presentado ahora al Congreso, se ingrese una ley corta que se haga cargo de este abuso.  Debemos corregirlo ya ! No se puede esperar a otro Gobierno . Las asimetrías entre civiles y ciudadanos de a pie, versus los privilegios de ex uniformados es insostenible y sólo contribuye a acrecentar las desigualdades”

La diputada Yasna Provoste, en tanto, agregó que “y no sólo se tata de los montos, que ya son francamente inmorales, considerando las indignas pensiones de chilenas y chilenos que apenas viven con pensiones miserables,  sino de los sistemas y protocolos. Mientras el sistema para uniformados no exige que los beneficiados sean reevaluadas en su enfermedad o dolencia física, en el régimen privado de pensiones, hay una reevaluación del grado de invalidez a los tres años. Suma y sigue porque las anomalías son muchas y constituyen una ofensa para la mayoría de los ciudadanos “

Silber agregó que “además de estas pensiones de inutilidad que finalmente están recibiendo personas absolutamente saludables, hay una serie de temas que ya toda la opinión pública conoce y que en suma, representan que en Chile hay dos mundos. El de los ex uniformados que tienen asegurada una vejez con pensiones millonarias y el del resto de los chilenos, cuyas pensiones están lejos de todo aquello”.

Por su parte, el diputado Claudio Arriagada sostuvo que «esta es la comprobación, de acuerdo a los antecedentes que se entregaron en el reportaje,  de que este sistema fue construido para cometer abusos y que le da un beneficio inmerecido a un conjunto de personas que no cumplen ni siquiera los requisitos para una pensión normal, mucho menos para una pensión de invalidez.

«Hay que tomar medidas urgentes y efectuar proyectos de ley para terminar con este sistema que ampara el abuso a través de la formula de Capredena y que  contrasta con las miserables pensiones que obtienen miles de adultos mayores, donde existen más de 500 mil personas con pensiones inferiores a 110 mil pesos mensuales y donde muchos chilenos, después de 30 o 40 años de trabajo sobreviven con pensiones menores a 200 mil pesos», enfatizó el parlamentario.

Agregó que «es de suma urgencia enfrentar este tema porque no puede seguir habiendo tanto abuso en este país».

Cabe señalar que las pensiones de inutilidad de segunda clase se entregan a quienes sufren un accidente en acto de servicio, enfermedades profesionales o padecen una enfermedad invalidante de carácter permanente. Son, en resumidas cuentas, dolencias que les impiden su capacidad de trabajar y de ganar un sustento en el sector privado.