*A través de una misiva dirigida al senador José García, los legisladores gremialistas manifestaron la inconveniencia que la senadora democratacristiana utilice su posición para desarrollar su campaña presidencial.

En una carta dirigida al senador José García, los diputados de la UDI, Gustavo Sanhueza, Sergio Bobadilla, Cristián Labbé y Osvaldo Urrutia, solicitaron a la Comisión de Ética del Senado un pronunciamiento respecto a un posible conflicto de interés de loa senadora Yasna Provoste, que preside la Mesa de la Cámara Alta y su confirmación hecha este viernes de postular a la Presidencia de Chile en las elecciones de noviembre.

Dentro de los argumentos esgrimidos en la misiva, el diputado Bobadilla explicó que la intención de la senadora Provoste a “postularse a la más alta magistratura de la nación implica importantes sacrificios personales, políticos y familiares”.

“Sin embargo”, continuó el legislador de la región de Biobío “el cargo de presidenta del Senado, en nuestro concepto es absolutamente incompatible con sus aspiraciones presidenciales, y no por que exista una norma legal, reglamentaria o administrativa que se lo impida, sino que el sentido común, los principios de probidad y transparencia y los nuevos estándares que la sociedad impone a nuestras autoridades, hace insostenible que mantenga su cargo a la cabeza de la Mesa del Senado y realice su campaña presidencial en forma paralela”.

A su vez, Bobadilla recalcó que “toda actuación en el ejercicio del cargo, se verá contaminado con suspicacias legítimas de que las decisiones que tome la senadora Provoste en uno u otro sentido fue parcial y no con un propósito de bien común, sino para favorecer la campaña presidencial”.

“Es por ello es que pedimos a la Comisión de Etica del Senado, basándonos en el derecho de petición consagrado en la Constitución Política de la República que tiene cualquier ciudadano de este país, para que dicha instancia se pronuncie a la brevedad para determinar si éticamente el cargo de presidenta del Senado es compatible con las aspiraciones presidenciales de la senadora Provoste”, subrayó Bobadilla.

Por su parte, el diputado Labbé indicó que lamentablemente “cualquier duda en cuanto a la prudencia que tendría la senadora Provoste en el ejercicio del cargo de presidenta de esa Corporación y sus aspiraciones presidenciales, quedaron para la historia republicana de este país despejadas. Su cuenta anual se transformó en una proclamación oblicua de su candidatura presidencial, rompiendo la tradición de todos sus antecesores que con altura política y de convivencia pacífica, daban cuenta al país de su gestión, los avances legislativos de la forma como se puede mejorar el trabajo entre el Ejecutivo y el Legislativo, pero nunca aprovecharon este podio para hacer proselitismo político partidista con fines personales”.

“Estoy seguro que sus compañeros ideológicamente afines, tampoco estarán de acuerdo de que ella mantenga el cargo de presidenta del Senado. No hay igualdad de armas entre la senadora Provoste,  y tampoco respecto de otras candidaturas”, manifestó el parlamentario del Distrito 8.

Finalmente, Labbé enfatizó que lo más razonable y transparente “es que Provoste renuncie voluntariamente a la Mesa del Senado y no pretenda inclinar la balanza política a su favor, usando para beneficio personal un cargo que necesita a una autoridad que piense en el bien del país y no el beneficio propio”.