El candidato presidencial José Antonio Kast, junto al candidato electo del
Frente Social Cristiano, Agustín Romero, se reunió con dirigentes del comité de
vivienda «AKUN RUKA”, que han tenido que esperar ocho años, producto de la
burocracia estatal para concretar su casa propia, lo que fue resuelto en pocos
meses, gracias a la coordinación de los vecinos, profesionales, los dueños de
los terrenos y las autoridades.
Kast estuvo en la población Joaquín Olivares de Maipú, en la región
metropolitana, para conocer el terreno en donde deberían construirse las
casas.
“Hoy día aquí, en este lugar, se ve reflejado lo que nosotros queremos mostrarle
a la ciudadanía. Que en Chile, de aquí a un par de día más, se definen dos
tipos de proyectos, dos modelos de sociedad. Uno, que es el que nosotros
queremos llevar adelante, que es un proyecto que vela por el progreso, el
desarrollo y el crecimiento de la nación”, dijo Kast quien remarcó que “este es
el Chile que queremos”.
“Estamos en un sector humilde, rural, que requiere un estado ordenado y
eficiente. Aquí hay familias que llevan ocho años esperando poder ver el sueño
de su vivienda propia y la burocracia lo ha frenado una y otra vez”, añadió.
José Antonio Kast destacó que en esta lucha de los vecinos “se ha dado una
conjunción increíble en los últimos días y meses, donde a partir de la voluntad
del comité, de una persona que fue candidata a constituyente que los conoció
e hizo un link con el destacado arquitecto, Iván Poduje, logró en pocos meses
sacar adelante algo que llevaba entrampado siete años”.
“Este proyecto se concreta por la voluntad de personas profesionales que los
ayudan -cosa que no había ocurrido antes- de los propietarios de los terrenos
que han mantenido en venta el terreno para ellos durante ocho años y hoy se
despejan las posibilidades para que ellos tengan su vivienda propia y eso es lo
que nosotros buscamos”, expresó.
El candidato presidencial tras su visita al lugar, se comprometió con los vecinos
que una vez que asuma como Presidente de la República, agilizará tanto la
construcción de las viviendas, así como también el emplazamiento de una
carretera aledaña, que también ha sufrido retrasos producto de la burocracia
estatal.