El candidato presidencial progresista llamó a “pensar diferente, a buscar soluciones con propuestas y con menos jefes de estado transformados en guerreros que en realidad apagan el fuego con bencina”.

El candidato presidencial progresista Marco Enríquez-Ominami, rechazó este martes la decisión del Gobierno de declarar estado de emergencia para las provincias de Malleco y Cautín, en La Araucanía, y la de Arauco en el Biobío, tras los hechos de violencia registrados en la zona.

“Declarar emergencia a una zona en el sur de Chile producto de la violencia, es un camino, más bien improductivo. El presidente de Chile fue hace poco al lugar y anunció soluciones que no llegaron”, dijo el abanderado del PRO, agregando que “fue Presidente antes, e hizo lo mismo”.

“Han sido Presidentes -durante 30 años- personas líderes que han dicho exactamente lo mismo: que la violencia debe parar y que tienen que ser muy duros y muy firme. (Eso) no sirve”, insistió el presidenciable, asegurando que la solución tiene tres elementos: “primero, la política, que está en la Constituyente, que es el reconocimiento de los pueblos originarios; al lado de eso, está el desafío de las tierras, asumámoslo -de verdad- como una política de Estado. Y tercero, es que -se trate de un robo de madera o de camioneros que cortan el tránsito- deben ser perseguidos con el Código Penal, tiene que imponerse el orden y la ley con el Código Penal”, aseguró.

“Es voluntad, es honestidad, es seriedad, lo que hace el Presidente de Chile una vez más es improductivo, y ni siquiera es más de lo mismo, es menos de lo mismo, es una mala decisión. Llamo a pensar diferente, a buscar soluciones con propuestas y con menos jefes de estado transformados en guerreros que en realidad apagan el fuego con bencina”, puntualizó Enríquez-Ominami.