El presidente del partido Progresista de Chile, Camilo Lagos, lamentó este viernes que las nuevas medidas anunciadas por el Presidente de la República Sebastián Piñera, en la rendición de su Cuenta Pública, no apuntan a resolver la crisis económica y sanitaria que enfrenta el país.

“Las familias de los 12 mil muertos, los cientos de mutilados, los 700 mil contratos suspendidos. A ellos debía rendir cuenta hoy Sebastián Piñera”, dijo el economista, agregando que “cuando el Presidente habla, en realidad escuchamos el dogmatismo de Larroulet, el titiritero del Gobierno”.

“Lo aplaude en primera fila la derecha pinochetista que -hoy más que en los 80- administra el poder en La Moneda. Los 12 mil muertos y 3 millones de desempleados son la muestra más clara de que Piñera fue incapaz de proteger la salud y la economía”, insistió Lagos, recalcando que “gobernar es proteger y plata hay para hacerlo. El Estado debe endeudarse para salir en ayuda de las familias”.

“El Chile que hoy ve a Piñera por televisión, lo hace con desesperanza, con hambre, esperando comer de sus pensiones y cansado que sus reclamos sean tildados de violencia. Por eso, Piñera está acorralado, y es por sus malas decisiones y por una ciudadanía cada vez más empoderada que se cansó de los abusos. De él depende que sus 19 meses restantes, no sean una agonía para todos”, argumentó el líder progresista.

Por último, emplazó al gobierno a reforzar el tema de la reforma tributaria pues “es un gobierno que está llegando tarde a todo”.

“Tuvieron desde enero para prepararse y estamos ya entrando a agosto y todavía no toca a los ultraricos”, reiteró, puntualizando que “Piñera no quiere subir los impuestos que tendrá que pagar el día de mañana”.

“Impuestos a súper ricos es urgente para levantar el Chile postpandemia”, dijo.