• Senadora Jacqueline Van Rysselberghe condenó los hechos de violencia registrados durante la noche en varias sedes municipales de esa región -dos de las cuales fueron incendiadas- y valoró la decisión del gobierno de querellarse contra los responsables. 

Domingo 2 de agosto de 2020. Otra jornada de violencia se registró anoche en La Araucanía, luego que grupos de personas que mantenían tomadas varias municipalidades desde el lunes pasado, provocaron destrozos e incendiaron los edificios consistoriales de Traiguén y Ercilla, episodio por el que fueron detenidas 48 personas, varias de ellas menores de edad, y donde resultó herido personal militar y de Carabineros.

De “vandalimo puro” calificó los hechos la Presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, quien cuestionó los motivos por los que estas personas mantenían tomados los recintos municipales, que terminaron con diversos daños, ya que sería en apoyo a Celestino Córdova, quien se encuentra en prisión condenado como autor del asesinato del matrimonio Luchsinger Mackay ocurrido en 2013.

“Este es el mundo al revés. Un grupo de personas decide defender a un despiadado criminal que fue sentenciado por un terrible y alevoso crimen de dos indefensos ancianos, y lo hacen provocando más violencia, y destruyendo recintos que son muy importantes para esas comunidades, como son los municipios que fueron atacados”, argumenta la senadora.

“Hay que decirlo con todas sus letras. Las personas honestas están cansadas de la violencia en La Araucanía y merecen vivir en paz, sin sentirse amenazados por grupos de violentistas que no tienen justificación para lo que hacen”, agregó la Presidenta de la UDI.

Igual de grave, enfatizó Van Rysselberghe, es que en este tipo de hechos se utilice a menores de edad y mujeres, exponiéndolos a situaciones que ponen en riesgo su integridad. Así como también lamentó que en los incidentes haya resultado herido personal del Ejército y Carabineros.

De paso, valoró la decisión del gobierno de querellarse contra los responsables de estos ataques, y pidió que la justicia haga su trabajo y comience a establecer las sanciones que corresponden a sus protagonistas para que no siga extendiendo esta sensación de impunidad con la que actúan estos grupos.

“La violencia en La Araucanía y en Arauco es un tema que nos importa a todos los chilenos y sobre el cual no puede haber matices en condenarlos de manera frontal, junto con apoyar el actuar del Estado para desarticular a estas organizaciones y poner a sus integrantes a disposición de la justicia”, concluyó la Presidenta de la UDI.