El senador por la región de Coquimbo, Jorge Pizarro, insistió en la necesidad de replantear los requisitos impuestos por Banco Estado para acceder al plan de ayuda para las micro y pequeñas empresas, las que mantienen alta exigencia de acceso. Una de ellas es “estar al día al cierre del mes anterior” al de la solicitud, lo que quedará sujeto a evaluación crediticia.

A juicio del presidente de la Comisión de Hacienda, hay una importante cantidad de empresas que tuvieron caída de su actividad en último trimestre 2019 producto del estallido social y recién se estaban recuperando entre enero y febrero. Por ello, la exigencia de “estar al día” parece ser una barrera de entrada que limitará a muchas empresas Mypes a acceder a estos créditos, en especial para las empresas que están con problemas de liquidez y que postergaron el pago de IVA y PPM acogiéndose a la suspensión temporal para que sus trabajadores sean pagados por Seguro de Cesantía. “ Muchas empresas, especialmente micros y pequeñas, están al borde de la quiebra y requieren que se re-estructure un potente sistema de garantías fiscales para que puedan acceder a créditos con bajas tasas, eso implica rediseñar el FOGAPE y FOGAIN”.

En ese sentido, Pizarro subrayó que “queda claro que hay que modificar el funcionamiento del Fogape, y es lógico que a raíz de los requisitos impuestos por BE, como está planteado este instrumento no es lo suficiente eficaz y oportuno para cumplir su objetivo. Por lo que tendremos que reformularlo con Hacienda y Corfo. Lo importante también es procurar amortizar el escenario post crisis sanitaria, vamos a tener que ver cómo otorgar créditos a aquellos que hoy están en una pésima situación, porque debemos anticiparnos para la reactivación. Si hoy tenemos problemas para entregar créditos por distintos motivos, este grupo va a quedar anulado para acceder a crédito y no formarán parte de la reactivación de la economía”.

El parlamentario añadió que según la entidad, “270 mil micro y pequeñas empresas fueron contactadas vía directa o a través de sus gremios para refinanciamiento. Pero sólo 100 mil recibió algún tipo de apoyo. El resto, 170 mil, no pasó la evaluación crediticia. Insisto, salvar el sector productivo mediante garantías y otros mecanismos audaces es urgente y el plan de Gobierno es tímido y débil en esta arista. Si se multiplican las quiebras será muy difícil la recuperación post crisis y se debe ayudar a hibernar al sistema productivo con nuevas políticas fiscales”.