La presidenta del partido, Jacqueline Van Rysselberghe, expresó su condena al régimen chavista, afirmando que se trata de un gobierno espurio que devino en totalitario. “Maduro tiene al pueblo venezolano inmerso en una profunda miseria y sometido a una violación permanente de sus derechos humanos”.


La Unión Demócrata Independiente expresó su rechazo al gobierno de Nicolás Maduro, quien acaba de asumir su segundo período, calificando su gobierno de “dictatorial”, y haciendo un llamado a los países de la región y a los organismos internacionales a condenar al régimen chavista y a desplegar todas las herramientas democráticas para lograr la salida de Maduro del poder.

En línea con lo planteado por la Organización de Estados Americanos (OEA), la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, indicó que “resulta inaceptable para el sistema democrático del siglo XXI, y para el continente americano, que un gobierno mantenga sometido a un pueblo completo, implantando el miedo, la miseria y la violación permanente de los derechos fundamentales de las personas”.

“Este es un gobierno espurio, que devino en totalitario, y que es parte de un régimen que por más de una década ha mantenido a Venezuela capturada, restringiendo las libertades individuales de sus habitantes y provocando un éxodo masivo de venezolanos hacia el exterior, agregó la senadora.

La presidenta de la colectividad enfatizó en la importancia de ser solidarios con el pueblo venezolano, e hizo un llamado a todos los países de la región a desconocer y condenar el nuevo gobierno de Nicolás Maduro, considerando que es un régimen que vulnera las garantías básicas de un sistema democrático, y que afecta la dignidad de sus ciudadanos.

“Esto es una nueva demostración de que la izquierda proclama el progreso de las sociedades, pero sólo generan pobreza y miseria, y que en el caso de Venezuela, terminó derivando en una dictadura cruel, que sólo causa dolor y sufrimiento a su pueblo”, enfatizó Van Rysselberghe.

“En la región no podemos permitir la existencia de regímenes y gobiernos que contravengan los principios democráticos y los derechos humanos de las personas. Y una parte de la izquierda chilena es inconsecuente en este sentido, porque es incapaz de condenar abiertamente al gobierno de Nicolás Maduro”. La condena al régimen chavista “debe ser frontal y sin matices”, puntualizó la presidenta de la UDI.

Finalmente, el partido valora la postura del gobierno chileno de desconocer el nuevo mandato de Nicolás Maduro y los esfuerzos que está haciendo el Ejecutivo para que en Venezuela se reestablezca la democracia.