Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Rancagua dicto hoy veredicto condenatorio en contra de Natalia Carolina Compagnon Soto, en calidad de autora de delito tributario consumado. Ilícito perpetrado entre 2012 y 2014.

En forma unánime, el tribunal –integrado por los magistrados Paulina Chaparro Bossy (presidenta), Joaquín Nilo Valdebenito (redactor) y Sergio Allende Cabeza– tras la deliberación de rigor, decretó la absolución de Mauricio Valero Illanes y la empresa Sociedad Exportadora y de Gestión Caval Limitada, como persona jurídica, por la insuficiencia de las pruebas presentadas por los acusadores que permitieran dar por acreditada la existencia del delito y la participación de los acusados.

“Con el mérito de la prueba antes reseñada, se puede tener como un hecho cierto que la empresa CAVAL, a través de sus socios, presentó ante el Servicio de Impuestos Internos, para los años tributarios 2013, 2014 y 2015, declaraciones de impuestos en las cuales se contemplaron como gastos reflejados en al menos una factura ideológicamente falsa, servicios que en realidad nunca se prestaron”, sostiene el acta de deliberación.

Dictamen que agrega: “Corresponde ahora referirse al segundo de los requisitos de configuración del delito tributario imputado, o sea, la “malicia” en la presentación de la declaración falsa, esto es, que el propósito del contribuyente sea defraudar al Fisco”.

“La doctrina y jurisprudencia mayoritaria –continúa–, han arribado a la conclusión que el tipo penal requiere dolo directo, estos es, la presentación de la declaración debe tener por finalidad la intención precisa de afectar el patrimonio fiscal, bien jurídico protegido por la norma. Este tribunal desde ya afirma que comparte esta posición y razonará en base a este elemento subjetivo concurrente en la actuación de la acusada Natalia Compagnon”.