• El nuevo tribunal contendrá las competencias de Garantía, Laboral y Familia, atendiendo a una población de aproximadamente 2.000 personas.

  • Requirió de una inversión de $4.000 millones y cuenta con un diseño moderno y funcional que se adapta a las condiciones climáticas de esta zona extrema del país, emulando una canoa utilizado por el pueblo yagán.

            Con la presencia del ministro de la Corte Suprema y miembro del Consejo Superior de la Corporación Administrativa del Poder Judicial (CAPJ), Manuel Antonio Valderrama, el juez subrogante del Juzgado de Letras y Competencia Común de Cabo de Hornos, Pablo Rodríguez, el director de la CAPJ, Ricardo Guzmán y el Administrador Zonal de Punta Arenas, Alejandro Mirada, se inauguró el nuevo edificio que albergará el nuevo Juzgado de Letras y Competencia Común de Cabo de Hornos en la ciudad de Puerto Williams, cuya población supera los 2.000 habitantes.

        En la actividad participaron, también, diversas autoridades de la zona, como el Intendente Regional, la Defensora Pública, el Seremi de Justicia, además de autoridades locales como el Gobernador (s), el Alcalde y el Comandante de Bomberos, institución que cedió el terreno para el funcionamiento del juzgado transitorio.

            Con una inversión de $4.000 millones aproximadamente y una superficie de construcción de 1.098 m2, el edificio, ubicado en calle O´Higgins 201, fue diseñado especialmente para la zona extrema del país, y cuenta con materiales nobles y durables, que se adaptan a las condiciones climáticas de esta zona. En cuanto al diseño, este se inspiró en las raíces de la Patagonia, emulando una canoa utilizada por el pueblo yagán.

            Una fachada curva que se gira del eje de la calle, protege el acceso principal por calle O´Higgins, de los vientos predominantes del lugar. En su cubierta considera una buhardilla paralela a la cumbrera que atraviesa gran parte del edificio, lo que otorga iluminación natural en sala, pasillo y áreas de espera. Además, tiene 10 estacionamientos cubiertos para funcionarios y un patio para Gendarmería con acceso independiente para imputados.

            Su interior, distribuidos en dos niveles, cuenta con una sala de audiencia y un plenario, este último en caso de existir un Juicio Oral en el que participan 3 jueces y una serie de funcionarios, lo que implica que el Juzgado podría seguir funcionando sin problemas. Así también, una moderna Sala Gesell para entrevista videograbada y oficinas para la dotación del tribunal que es de un juez, un secretario, una consejera técnica y siete funcionarios.

            El tribunal cuenta con  mesones de atención, amplias salas de espera para adultos y niños, además de acogerse a la norma de accesibilidad universal, cuenta con servicios higiénicos para todo público, rampas en sus accesos y dos ascensores, uno para usuarios y otro para funcionarios.

            El presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva, destacó el trabajo realizado por el Poder Judicial en los últimos años, a través de su potente plan de infraestructura, lo que nos permitirá mejorar el acceso la justicia y llegar a cada vez a más personas.

            Además, indicó que para 2020, se proyecta la inauguración de la nueva Corte de Apelaciones de San Miguel y los nuevos centros de justicia de Rancagua (Familia, Civil y Laboral), Tomé (Familia y Letras), La Serena (Letras, Letras del Trabajo y Familia) y Temuco (Letras, Letras del Trabajo y Familia).

            “En los próximos cinco años, el Poder Judicial diseñará y construirá más de 23 nuevos edificios judiciales, con una inversión total aproximada de US$254 millones, lo que nos permitirá mejorar llegar a más personas, mejoras nuestro servicio y  entregar una mejor justicia y que tendrá positivos impactos en la generación de empleos locales directos e indirectos”, recalcó.

            El ministro de la Corte Suprema, Manuel Antonio Valderrama, quien viajó en representación del presidente, Guillermo Silva, y del Consejo Superior, indicó que este edificio es un anhelo de años por parte de la comunidad de Puerto Williams y en general de toda la Región de Magallanes y la Antártica Chilena. “El Poder Judicial asumió el desafío, hace ya algunos años, en invertir sistemáticamente en infraestructura y mejorar las condiciones laborales en dependencias judiciales, para que las comunidades reciban un servicio oportuno y de calidad”.

            El director de la Corporación Administrativa del Poder Judicial, Ricardo Guzmán, destacó el nivel de inversión realizado por el Poder Judicial y su permanente interés por mejorar las condiciones en que las personas son atendidas en tribunales y que estas edificaciones sean amigables con las personas, el medioambiente y la comunidad.