Nicolás Ayala, quien también es director del Hospital de Lolol detalló es muy similar a un resfrío común o a una neumonía, pero aparece repentinamente, actúa muy rápido sobre el organismo y no hay vacuna para evitarlo.

Preocupación mundial ha provocado el surgimiento en Wuhan (China) del coronavirus en humanos, enfermedad que ya ha dejado más de 600 contagiados y 17 muertos. Pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) descartó, este jueves 23 de enero, declarar una emergencia a nivel internacional, el tema no deja de preocupar, ya que aún no se dispone de vacunas ni de tratamiento específico para la enfermedad.

En este contexto, el académico del Departamento de Salud Pública de la UTalca y director del Hospital de Lolol, Nicolás Ayala, explicó los alcances de este cuadro: “Los coronavirus (CoV) son una familia de virus que causan enfermedades que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el Síndrome Respiratorio Agudo Severo. Los coronavirus son zoonóticos, es decir, se transmiten entre animales y personas. En Wuhan se notificó el primer brote de infecciones por este virus a finales del 2019, aumentando de manera progresiva su expansión a Japón, Tailandia, Corea y Estados Unidos. Según los estudios en la materia, se estima que la fuente es de origen animal, pero aún se están profundizando elementos como tiempo de incubación, presencia de casos asintomáticos o levemente sintomáticos”.

Consultado por qué hace tan mortal al CoV, el doctor Ayala indicó que “al infectar al humano, el virus puede generar una Infección Respiratoria Aguda (IRA) grave, es decir, el cuadro ocasionado por éste se instala porque tiene alta afinidad con las células epiteliales de las vías respiratorias; se replica con alta velocidad y a la vez, en cada ciclo de replicación va mutando, entonces el sistema inmune, en una respuesta sobre exagerada, genera mecanismos de defensa específicos e inespecíficos y a veces se sobre infecta con alguna bacteria, agravando el cuadro”.

Nicolás Ayala agregó que “aparecen síntomas inespecíficos como fiebre, mialgias, cefalea. El problema es que cuando se instala la IRA grave aparecen síntomas de todo el sistema que complican la vida de las personas”.

Respecto de la prevención que puede hacerse en nuestro país, el experto dijo que “el Ministerio de Salud ha proyectado tres ejes de trabajo: Vigilancia Epidemiológica, Aspectos de Laboratorio y la Prevención y Control de Infecciones Asociadas a la Atención en Salud (IAAS)”.

LOS SÍNTOMAS

Para identificar la presencia de la enfermedad, que se caracteriza por fiebre, tos, dificultad para respirar, o incluso neumonía o Síndrome Respiratorio Agudo, el profesional señaló que deben poner atención a “si él o la paciente estuvo de viaje en provincia de Wuhan en los 14 días previos al inicio de los síntomas; si se trata de algún funcionario de la salud que trabaje directamente con este tipo de morbilidades; pacientes con inicio repentino de cuadro respiratorio agudo y refractario a tratamiento, o pacientes que hayan tenido contacto directamente con casos confirmados”.

“Lo importante es que las autoridades de Salud están al tanto del tema al igual que el personal de la Red Asistencial. Hay que recalcar que la enfermedad no se transmite por objetos o elementos de transporte, además de reforzar buenas prácticas para la prevención de enfermedades respiratorias como higiene de manos, buenos hábitos al toser o estornudar tapándose con la zona anterior del brazo”, finalizó el académico.