Este miércoles, la fiscal de Delitos de Alta Complejidad del Biobío, Marcela Barahona, comunicó ante el Juzgado de Garantía de Concepción, que respecto al empresario “no hay ni ha habido ninguna diligencia en su contra, de ningún tipo, en alguna investigación que nosotros estemos dirigiendo”.

Por su parte, el abogado defensor Ricardo Freire, lamentó “los severos perjuicios que en el ámbito comercial ha sufrido nuestro representado por el hecho de que se haya divulgado por algunos medios de comunicación, el que habría estado siendo investigado por un delito de lavado de activos”.


Este miércoles, ante el Juzgado de Garantía de Concepción, el Ministerio Público comunicó que no existe ninguna investigación penal en contra del empresario Alberto Scuncio, quien es el mayor proveedor de cajas de alimentos del Gobierno durante la pandemia.

Según explicó la fiscal de Delitos de Alta Complejidad del Biobío, Marcela Barahona, “no hay ni ha habido ninguna diligencia en su contra, de ningún tipo, en alguna investigación que nosotros estemos dirigiendo. Por lo tanto, no tiene carácter de imputado”.

La información oficial ocurre luego que la defensa del empresario –encabezada por el abogado Ricardo Freire- solicitara una audiencia ante el tribunal para que la fiscalía transparentara si investigaba o no por lavado de activos, a su representado.
Y si bien originalmente esta audiencia se iba a desarrollar el 28 de septiembre, la instancia fue postergada hasta esta mañana.

“El día hoy, a través de una audiencia ante el juez de garantía de Concepción, se citó al Ministerio Público para que nos señale si se investiga a don Alberto Scuncio, y en ese caso, por cuál delito se le investiga”, detalló Freire tras conocer la versión del Ministerio Público.

“Ante este requerimiento, la fiscal doña Marcela Barahona, nos comunicó que nuestro representado no tiene ni ha tenido la calidad de imputado y por lo mismo, no puede informar nada sobre la investigación porque al no estar siendo indagado por el Ministerio Público, de existir una investigación, ésta no le incumbe”, recalcó el abogado, enfatizando que “recibimos con satisfacción esta noticia”.

“Siempre supimos que don Alberto Scuncio no había incurrido en hecho ilícito alguno, sin embargo, a su vez, no podemos dejar de lamentar los severos perjuicios que en el ámbito comercial ha sufrido nuestro representado por el hecho de que se haya divulgado -por algunos medios de comunicación- el que habría estado siendo investigado por un delito de lavado de activos”, concluyó el defensor.

El caso
En junio de 2020, el nombre del empresario argentino Alberto Scuncio, radicado en San Pedro de La Paz, fue vinculado a supuestas irregularidades en el envío de insumos a Venezuela.
Ello, luego la Distribuidora Llacolén, una de las sociedades de Scuncio, se convirtiera en la mayor proveedora para la primera entrega de cajas de alimentos del gobierno durante la pandemia.
En esa oportunidad, se informó que la Fiscalía de Concepción lo estaría investigando por lavado de activos, razón por la cual su defensa pidió al Ministerio Público que le entregaran el RUC de la causa por el que estaría siendo indagado.
Ante la negativa del ente persecutor penal, el abogado Ricardo Freire solicitó una cautela de garantía fundamentando que Scuncio tenía derecho a saber si está o no siendo investigado. Dicha audiencia fue programada para el 28 de septiembre y posteriormente aplazada hasta hoy, instancia en la que se conoció que no existe ninguna investigación penal en su contra.