La organización ambientalista Greenpeace emitió una declaración en rechazo a la resolución del Servicio de Evaluación Ambiental de Magallanes que aprobó este lunes la petición para realizar tronaduras en la explotación de carbón de la Mina Invierno, en Isla Riesco.

“El gobierno acaba de aprobar su beneplácito para que se utilicen explosivos y así se siga produciendo carbón a bajo costo en el corazón de la Patagonia. Dicho de manera simple: el gobierno acaba de subsidiar a una empresa privada para que genere combustibles fósiles a bajo precio y pueda seguir siendo un negocio rentable. Lo más grave es que esta resolución se produce en medio de la crisis ambiental en Quintero y Puchuncaví, donde sus habitantes están siendo intoxicados en parte por el carbón que llega precisamente desde Isla Riesco. Con las tronaduras aprobadas, solo es de esperar que llegue más carbón a esta zona de sacrificio”, consigna la nota de prensa.

“¿Acaso esta es la señal de un gobierno que dice favorecer las energías renovables? Es evidente que su credibilidad y compromiso medio ambiental ha quedado seriamente en entredicho. Quedamos a la espera de una explicación razonable por parte de la ministra de Medio Ambiente”, declaró Greenpeace.