En el nuevo espacio cultural de Concepción, este material resalta su uso desde la perspectiva del sonido, como también desde la identidad de la región. En la estructura inaugurada a comienzos de marzo se utilizaron cerca de 25 mil metros de esta materia prima sustentable.

Todo estaba preparado, cientos de invitados con altas expectativas fueron llegando uno a uno, a lo que fue la inauguración del Teatro Biobío en Concepción en marzo pasado y es que fueron años de espera para una construcción, en donde están cifradas las esperanzas de darle el empujón final al desarrollo cultural en la Región del Biobío.

El sonido fue fiel y de buena factura, gracias al trabajo que se pensó desde la génesis de la obra que hizo el arquitecto Smiljan Radic Clarke, quien puso a la madera como protagonista de esta estructura gigante de seis pisos y en donde 25 mil metros cuadrados son de este noble material.

Músicos, productores, actores, arquitectos y diseñadores prefieren la madera por sobre otros materiales en los teatros y esto tiene que ver con la capacidad de este recurso natural al momento de recepcionar el sonido. Esto unido a la versatilidad que da en otros  ámbitos cómo los escenarios en donde la estructura se puede montar y desmontar en poco tiempo y a menor costo.

Teatros de madera

“Esta es una sala que tiene que ser de oratoria y ópera, con frecuencias y bandas sonoras distintas. Al tener un lugar de madera, éste es más versátil y su sonido se puede manejar para distintos propósitos”, explica Matías Ullibarry, productor técnico del Teatro Biobío.

Y por eso es que en las dos salas con las que cuenta el Teatro Biobío están integrados cuatro tipos de tabiques de madera, los cuales tienen cortes, orificios y calados para darles la frecuencias y difracciones que se necesitan para espacios que deben ser destinados a distintos espectáculos.

La elección del tipo de madera y su color tampoco ha sido al azar o por gusto de los creadores del proyecto. Cada recinto cultural debe estudiar qué es lo que quiere proyectar, de cuántas personas serán sus salas y qué tipo de espectáculos albergarán para definir de qué manera se utiliza esta materia prima.

En el caso del Teatro Biobío, los tabiques acústicos perforados y los acanalados están pintados de negro y tienen un absorbente acústico que sirve para manejar las frecuencias. “La madera en general se trabaja en cuanto al estudio acústico que se haga y a lo que quieres llegar. Entre más rugosa, tiene más absorción acústica y lumínica. Entre más lisa y brillante más difracción sonora (rebote) existe. Tiene que ver con el uso sonoro y lumínico”, agregó Ullibarry.

En Chile, son varios los teatros que están utilizando a la madera como un elemento principal para mejorar la calidad del sonido. Uno de ellos es el Teatro de la Universidad de Concepción que hace unos meses fue sometido a una serie de remodelaciones que incluyeron un tiene un tipo de melamina que es más lisa, mientras que el Centro Cultural Gabriela Mistral,  el GAM tiene un enchapado liso.

Las empresas proveedoras de la madera también han detectado el potencial de este producto del bosque en proyectos culturales. Tal es el caso de Arauco que tuvo a su cargo la construcción del Centro Cultural de la comuna del mismo nombre. El espacio de más de 1.400 metros cuadrados, tiene un amplio uso de la madera en los espacios del teatro, la biblioteca, cafetería, tres salas multiuso y un amplio patio techado.

Un teatro de nivel mundial

Durante la inauguración del teatro Biobío, las salas fueron ocupadas de manera multifacética y fue un adelanto de lo que se espera para el futuro. Hubo discursos, presentaciones ayudadas por amplificadores y la presentación de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción.

Para esa instancia, el director escogido fue Guillermo Rifo quien destacó el uso de la madera en los tabiques y el escenario. “Desde el escenario, me sentí muy cómodo con el sonido. Muy tranquilo y si uno siente eso es porque la acústica es muy buena. Se escucha todo, desde lo más suave hasta lo más ruidoso”.

Rifo agregó que “este teatro, en capacidad es diferente a otros en cuanto a altura y en cuanto a sonido es excelente, ya que ha sido muy tratado. La idea es que se escuche desde el primer hasta el último asiento”.

Junto al sonido, la utilización de madera no solo busca subir los estándares de la acústica sino también darle al espacio la adaptabilidad que se necesita para recibir a espectáculos de diferentes envergaduras y necesidades.

“La madera es un elemento súper dúctil. Se puede tallar, cortar. Este es un espacio versátil y dispuesto a la creación y en este sentido, la madera ayuda mucho”, aclara Matías Ulibarry.

Para este 2018, la cartelera del Teatro Biobío está llena de actividades que van desde la exhibición de películas, obras de teatro, conciertos, exposiciones, espectáculos de danza. Instancias donde miles de asistentes comprobarán la versatilidad de la construcción, esto de la mano de unos de los materiales más significativos para la zona, la madera. No en vano, Biobío tiene el 38% de las plantaciones forestales productivas del país.