El pasado jueves 17 de junio el Ministerio de Salud sacó de cuarentena a la ciudad de Arica ubicándola en la Fase 2 del Plan Paso a Paso, bajo ese contexto, y sin consultar a la Mesa de Trabajo COVID-19 de esa ciudad, la directora subrogante del Servicio Local Chinchorro, Julia Oróstegui, llamó a las funcionarias y funcionarios a presentarse en los establecimientos educacionales y retomar las clases presenciales. Hecho que encendió de inmediato la alarma alerta para los integrantes de la Agrupación de Padres y Apoderados de Arica y Parinacota quienes junto a docentes, funcionarios y representantes del Colegio de Profesoras y Profesores de Chile se manifestaron en contra de dicha decisión.

La región supera los 24 mil casos de contagio y van en aumento progresivo, por ello Marcia Ibacache Zamudio, vocera de la Agrupación señaló: “Rechazamos el retorno a clases presenciales en Fase 2 ya que significa un riesgo inminente para la salud de las comunidades educativas. La experiencia en estos 15 meses de pandemia ha demostrado que el retorno a clases presenciales han significado un aumento de casos positivos de Covid-19, prueba de ello es que tras el retorno de clases presenciales en abril de este año, la ciudad de Arica tuvo que volver a cuarentena total luego del contagio de estudiantes y trabajadores”. Así lo expresa también Carlos Ojeda, dirigente nacional del Magisterio: “A causa directa de la apertura de las escuela, solo bastaron dos semanas para que 92 personas se contagiaran en esta ciudad. Por eso, como gremio nuestra postura es clara, solo vamos a volver a la presencialidad cuando la pandemia este controlada y estén garantizadas las condiciones que resguarden la salud y la vida de todas las comunidades escolares y eso es lo que hoy no está siendo respetado por lo que seguiremos manifestándonos”.

Bajo este contexto, en los padres y apoderados llamaron e instaron a las autoridades comunales y regionales en hacer los máximos esfuerzos para entender las problemáticas desde las comunidades: “Deben salir de sus cómodos puestos públicos, desde donde sin reconocer las diferentes realidades envían las directrices de planes sin sentido ni respaldos de expertos. No consideran que los trabajadores de los servicios de salud se encuentran totalmente sobrepasados. Por lo que llamamos a crear las mesas de trabajo en cada comunidad e integrar un plan de trabajo para el segundo semestre del año 2021 y 2022 que se base educación telemática, sin poner en riesgo la vida de nuestros hijos”.