Desde marzo a la fecha ya se han distribuido más de 12 millones de canastas individuales de alimentación, lo que equivale a más de 122 mil toneladas de alimentos.

En la sala cuna y jardín infantil San Francisco de Asís de la Fundación Integra, ubicado en la comuna de Las Condes, la Primera Dama y Presidenta de Integra, Cecilia Morel, el ministro de Educación, Raúl Figueroa y el director de Junaeb, Jaime Tohá dieron inicio a la séptima entrega de canastas de alimentación para estudiantes de salas cuna, jardines infantiles y establecimientos escolares.

En la instancia, la Primera Dama y presidenta de Fundación Integra, Cecilia Morel, recalcó la importancia que ha tenido la entrega de las canastas individuales, permitiendo continuar con el programa de alimentación escolar y de párvulos.

La Presidenta de Integra, Cecilia Morel, afirmó que “este es un proceso que involucra un tremendo trabajo de coordinación y logística de muchos actores para ayudar en la alimentación a nuestras familias y niños que hoy no asisten a sus jardines. Quiero destacar a las profesoras y parvularias de Integra que con un tremendo compromiso por sus niños participan activamente de este proceso que llega a millones de familias”.

El séptimo ciclo de entrega de canastas de alimentación partió el 12 de agosto, e implica la distribución de 1.844.00 canastas en 12.623 establecimientos educacionales del país, 4.311 de ellos correspondientes a salas cuna y jardines infantiles.

“Cumpliendo con el mandato del Presidente, en todo este periodo de suspensión de las clases presenciales, no hemos dejado de apoyar a los niños y estudiantes que más lo necesitan. La entrega de las canastas de alimentación es una prueba patente de ello. En un inédito proceso de distribución a lo largo de todo Chile, que al principio parecía muy difícil de lograr, en los próximos días superaremos los 12 millones de canastas entregadas, lo que ha sido posible gracias al compromiso de muchas personas, entre directivos, profesores y la especial labor de más de 36 mil manipuladoras de alimentos. Nos alegra saber, además, que parte importante de esas canastas, han llegado a 4.321 jardines de Junji o Integra, donde están los niños y niñas más pequeños del sistema, a quienes justamente más se debe apoyar en todo sentido para acortar las brechas educacionales que tanto nos duelen como país”, acotó el Ministro de Educación, Raúl Figueroa.

Por su parte, el director nacional de Junaeb, Jaime Tohá, reflexionó sobre lo que ha significado esta tremenda operación logística, proceso que no ha estado exento de dificultades. Faltas de stock de algunos productos u otros temas logísticos se han logrado resolver para llegar de manera oportuna con las canastas, lo que en algunas ocasiones se ha hecho incluso con el apoyo de las Fuerzas Armadas y Carabineros y lograr así dar cobertura hasta en los rincones más alejados, como territorios insulares o fronterizos.  “No sirven las explicaciones cuando hablamos de niños; aquí sólo sirven las soluciones. Y a eso hemos estado dedicados sin descanso, a resolver este enorme desafío que nos puso el COVID para, sin afectar la calidad nutricional de los alimentos, llegar a las casas de los niños y adolescentes si estos no pueden ir a sus colegios o jardines infantiles. Ha sido un trabajo de muchos, donde las manipuladoras de alimentos son una pieza angular de este gran esfuerzo logístico”, comentó al respecto Jaime Tohá.

Despliegue único

De norte a sur, en cada rincón de Chile, los beneficiarios del Programa de Alimentación Escolar y de Párvulos se encuentran recibiendo su sexta canasta individual de alimentación. Un esfuerzo logístico que ha permitido distribuir más de diez millones de cajas equivalente a 303.000.000 de raciones (desayunos + almuerzos) y 122 mil toneladas de alimentos. Sin importar la ubicación geográfica y con el compromiso de los funcionarios de Junaeb, más de 36 mil trabajadoras manipuladoras de alimentos, las comunidades escolares, autoridades, las Fuerzas Armadas, Carabineros de Chile, y muchas otras personas, las canastas han llegado a beneficiarios de todo el país, como ha ocurrido en Colchane (a 3.800 metros sobre el nivel del mar), Rapa Nui, en el Archipiélago de Juan Fernández o al Paso el León (zona fronteriza con Argentina).    Cada canasta en nivel escolar aporta, en promedio, 1.300 calorías, en tanto en sala cuna y nivel menor el aporte calórico es de 1.075 y 1.141 calorías respectivamente, por lo que cada estudiante recibe una alimentación rica, nutritiva, saludable y, sobre todo, completa, con frutas y verduras frescas y legumbres, entre otros productos, para asegurar el correcto desarrollo de sus funciones y capacidades.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 29 años de experiencia, es la red más grande de salas cuna y jardines infantiles del país con más de 1.200 establecimientos gratuitos, a los que asisten más de 92 mil niños y niñas en todo Chile.