• La colocación de bonos en pesos con vencimiento en 2023, 2030 y 2050, fue por un total de US$ 1.500 millones. 
  • La participación de inversionistas extranjeros alcanzó aproximadamente un 23,9% del total, superando el máximo histórico de 20% en 2017.
  • La tasa de adjudicación fue de 3.60% para el bono con vencimiento en 2023, de 4.20% para el bono con vencimiento en 2030 y de 4.55% para el bono con vencimiento en 2050.

Santiago, 16 de mayo de 2019. Continuando con sus esfuerzos por apoyar el desarrollo del mercado de renta fija local, el Ministerio de Hacienda finalizó ayer la exitosa colocación de bonos en pesos con vencimiento en los años 2023, 2030 y 2050 por un total de US$1.500 millones, mediante la modalidad de construcción de libro (book-building) con oferta simultánea en los mercados locales e internacionales.

Los instrumentos colocados fueron:

  • El bono en pesos con vencimiento en 2023 (BTP-2023), 2030 (BTP-2030) y 2050 (BTP-2050), por US$ 400 millones, US$ 600 millones y US$ 500 millones, respectivamente.

  • Las tasas de adjudicación fueron de 3,60% para el BTP-2023, 4,20 para el BTP-2030 y 4,55% para el bono BTP-2050.

  • Considerando el monto total emitido en esta operación, se alcanzó una adjudicación de aproximadamente un 23,9% a inversionistas extranjeros. La adjudicación a inversionistas extranjeros de los bonos BTP-2023, BTP-2030 y BTP-2050 fue 12,8%, 46,1% y 6,2% del total colocado, respectivamente.

Esta emisión se inserta dentro del plan de colocación de Bonos de Tesorería en 2019 por un monto máximo equivalente a US$ 8.700 millones aproximadamente. De este monto, el programa contempla emisiones en moneda local por cerca de US$ 7.200 millones, de los cuales US$ 5.700 millones aproximadamente se empezaron a subastar en enero de 2019 a través del Sistema de Operaciones de Mercado Abierto (SOMA) del Banco Central de Chile, actuando en su calidad de Agente Fiscal. Los restantes US$ 1.500 millones se colocaron en esta operación mediante la modalidad de construcción de libro (book-building).

Además, sujeto a condiciones de mercado, se planifican emisiones durante 2019 en moneda extranjera por hasta el equivalente a US$ 1.500 millones, las cuales serán debidamente informadas antes de su ejecución.

Junto a la emisión, se realizó una exitosa operación de intercambios por aproximadamente US$ 420 millones, en la que se entregaron bonos en pesos con vencimiento en 2023, 2030 y 2050 a cambio de bonos con vencimiento en 2021 (con vencimiento en febrero y marzo) y el bono externo denominado en pesos, con vencimiento en 2020.

Al respecto, el Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, destacó que “los resultados reflejan la confianza de los mercados internacionales en la economía chilena, en un escenario mundial de creciente incertidumbre y volatilidad financiera”.

Adjudicación a inversionistas institucionales internacionales

 

La adjudicación de bonos en pesos con vencimiento en los años 2023, 2030 y 2050 se llevó a cabo mediante un proceso de construcción de libro extra-bursátil (OTC) o book-building, con un libro de órdenes en el cual pudieron participar tanto inversionistas locales como internacionales de manera simultánea, de conformidad con las reglas 144A (“Rule 144A”) y la regulación S (“Regulation S”), emitidas bajo la ley de mercado de valores de Estados Unidos. Con la particularidad de que junto con la emisión se desarrolló una operación de intercambio, a través de esta misma plataforma.

La porción asignada a inversionistas extranjeros será mantenida inicialmente en la cuenta de Euroclear Bank S.A./N.V. en el Depósito Central de Valores, y podrá ser transada en dicha plataforma.

De manera inédita, los tenedores extranjeros de bonos locales pudieron intercambiar sus papeles por otros de mayor liquidez. Esto ratifica los esfuerzos del Ministerio por mantener una curva líquida en el mercado local, apoyando el buen funcionamiento del mercado.

Para esta ocasión, los bancos coordinadores de la operación fueron Itau BBA USA Securities Inc., Santander Investment Securities Inc. y Scotia Capital (USA) Inc.

En esta oportunidad, con la finalidad de incrementar la liquidez y profundidad en el mercado local de renta fija, se potenciaron las referencias en pesos con vencimientos en los años 2023 y 2030, mediante reaperturas de los papeles creados en el año 2018. Asimismo, se ofreció el bono en pesos con vencimiento en 2050, con el fin de fortalecer la nueva referencia en torno a 30 años.