El equipo ICOVID Chile, iniciativa liderada por la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Concepción, presentó su informe número 59 con análisis y datos de las dimensiones propuestas para monitorear la pandemia en el país, con información obtenida hasta el viernes 8 de octubre de 2021, proporcionada a través de un convenio con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación. 

Según el nuevo reporte, continúa el ascenso de casos en todo el país, revirtiendo la tendencia a la baja. La carga, expresada como casos de covid por 100 mil  habitantes, llega a 3,9 casos, (color amarillo), acercándonos al color naranja de 5 casos por 100 mil habitantes. A nivel regional, prácticamente en todas las regiones se observó un aumento de casos  a fin de septiembre y una leve disminución durante los dos primeros días de octubre. Las mayores tasas de casos se presentan en las regiones de Arica-Parinacota (12), Tarapacá (8,0),  Antofagasta (6,7) y Atacama (5,6). Mientras, las más bajas son Coquimbo (2,3) O´Higgins (2,3), Biobío (2,1), La Araucanía (2,0), Los Ríos (2,2) y Los Lagos (2,3). La Región de Magallanes es la única que no presentó alza a fines de septiembre, manteniéndose con las menores tasas nacionales, en torno a 0,3 casos nuevos por 100 mil habitantes. 

La tasa de transmisión (R efectivo) no alcanzó a llegar a un nivel seguro, (color verde bajo 0,80), estando prácticamente todo agosto en color anaranjado, alcanzando color rojo el 7 de septiembre y manteniéndose rojo hasta la fecha, en  niveles entre 1 y 1,2, es decir, transmisión en aumento. 

“A nivel país, la transmisión va en aumento por el crecimiento en algunas regiones: en el norte Arica-Parinacota, Tarapacá y Atacama, en el centro de Chile, Valparaíso, Centro Sur se mantiene a alza Ñuble y en el extremo Sur Magallanes se mantiene con tasas altas. Por el contrario, la transmisión presenta tendencia a la baja desde fines de septiembre, sin llegar a color verde en las siguientes regiones: Antofagasta, Coquimbo, Metropolitana, O’Higgins, Maule, Biobío, La Araucanía, Los Ríos, Los Lagos, y Aysén”, dice el reporte.

Asimismo, el informe muestra que el 79,7% de los exámenes de detección de SARS CoV2, fueron informados al Ministerio de Salud dentro de un día desde la consulta médica (color amarillo), tendencia a la mejora que se observa desde mediados de enero, cuando se incorporó el test rápido de antígeno. Por el contrario, se mantiene a la baja la proporción de personas que consultan y son identificadas de manera temprana, antes de 48 horas de iniciados sus síntomas, llegando en septiembre a valores de 50,2% (naranja). Estos dos factores juntos, determinan una estabilización de la notificación oportuna en torno al 59,8% estando aún lejos de la meta de cobertura de 80% de notificación en un máximo de tres días, para tenerlo en color verde. 

 

Por otra parte, a nivel país el 1,3% de los test efectuados dieron resultado positivo para Covid-19, similar al valor de 1,3% de la semana anterior. En general, casi todas las regiones han mantenido los índices de positividad del test por debajo del 2%, con las excepciones de las regiones del sur que tienen valores de positividad menores del 1%. “Aumentar la capacidad de testeo, que es aumentar la toma de exámenes PCR, es parte importante de la estrategia de control de la pandemia y se mantiene una capacidad de testeo de 17,7 test por mil habitantes de promedio semanal”, plantean las y los investigadores. 

 

En cuando a la trazabilidad, la proporción de exámenes de laboratorio informados dentro de 24 horas desde notificación médica, es de un 79,7% (color amarillo), tendencia a la mejora que se observa desde mediados de enero y que está llegando al umbral verde del 80%. A nivel nacional se observan valores más bajos en la región de Tarapacá (48,6%) y Aysén (53,3%) comparado con el resto de las regiones. Valores destacables en Biobío (90,0%) y Valparaíso (85,7%).

Asimismo, la proporción de personas que consultan y son identificadas de manera temprana (antes de 48 horas de iniciados sus síntomas) se mantiene en una cifra que muestra un desmejoramiento lento desde enero de este año, cuando se estuvo cerca del umbral amarillo (60%), en la semana del 1 de agosto el valor a nivel nacional es de 50,2% (naranja). A nivel regional, hay 12 regiones en nivel de riesgo naranjo (proporciones de cumplimiento entre 40% y 60%), 3 regiones en nivel amarillo (proporciones de cumplimiento entre 60% y 80%) y una en verde (>80%).

El indicador de confirmación temprana de casos, que corresponde a la suma de los tiempos de los dos indicadores recién descritos, desde el inicio de síntomas hasta que el Ministerio de Salud recibe la información sobre el resultado del examen PCR, se sigue manteniendo relativamente estable desde fines de septiembre, cuando cambió de color rojo a naranjo, en cifras que bordeaban el 52,4% de cumplimiento. En general todas las regiones se han ido estabilizando en valores superiores al 50%, a excepción de Arica y Parinacota (86,6%) y Magallanes (100%) que se encuentras en verde, mientras que Atacama (69,2%), Antofagasta (68,1%), Tarapacá (68,2%), O’Higgins (63,5%), Maule (62,5) y La Araucanía (66,2) están en amarillo.

Según el informe, en la última semana, la ocupación promedio de camas UCI se mantuvo en 85%, mostrando un pequeño aumento con respecto a la semana anterior (82%), después de venir cayendo por varias semanas. Los niveles de ocupación de camas UCI en promedio son bajos, pero exhiben variaciones a nivel local. Las regiones de Arica, Tarapacá, Maule, Ñuble, Los Ríos, Aysén y Magallanes se encuentran por debajo de 70%, mientras que las regiones de Antofagasta, Coquimbo, Biobío, La Araucanía y Los Lagos rondan en torno a 80-85%. Destaca la alta ocupación de las regiones de Antofagasta, Valparaíso y Metropolitana, en torno a 90%.

La reducción de ocupación de camas UCI está directamente asociada a la disminución de pacientes Covid-19. Este llegó a su punto más alto (77% de las camas ocupadas por pacientes Covid-19) en abril de 2021, pero ha venido bajando sostenidamente desde mediados de junio a la fecha. Hoy se encuentra en su nivel más bajo de toda la pandemia, en torno a 16%. En todas las regiones la ocupación UCI por pacientes COVID-19 no excede el 20% (la excepción es la región de Atacama con 22%). “En varias las regiones se observó una disminución en este indicador de ocupación hospitalaria en la última semana y en otras se mantuvo (pero no hay alzas), con lo cual la demanda hospitalaria de pacientes COVID-19 parece estar controlada en estas últimas semanas”, dice el reporte.

 

Al desglosar los datos de ocupación hospitalaria por edad, el informe plantea que la reducción en la ocupación de camas UCI por pacientes COVID-19 es bastante homogénea entre grupos de edad: todos disminuyeron su ocupación en 7-15% en la última semana, una disminución moderada comparada con la reducción semanal promedio de 10-20% que se produjo en agosto. Una importante mejora es la disminución en la ocupación UCI de pacientes del grupo de mayor edad, el cual se había mantenido estancado en alrededor de 450-500 camas ocupadas durante junio y julio, y que ahora se encuentra en alrededor de 100 camas UCI ocupadas (5 veces menos). 

 

“Una posible explicación es el avance en la campaña de dosis de refuerzo para ese grupo de edad: según se indican en las cifras publicadas por el Departamento de Estadísticas e Información de Salud del Ministerio de Salud, DEIS, actualmente hay 2 millones de personas sobre 60 años que ya recibieron la dosis de refuerzo (de un total de 3 millones que completaron su ciclo de vacunación)”, plantean los y las investigadoras.  

 

Alrededor de 400 camas UCI están ocupadas por pacientes Covid-19, donde 280 (70%) son utilizadas por pacientes mayores de 50 años de edad. Los indicadores de ocupación hospitalaria se encuentran en su mejor nivel durante toda la pandemia, evidenciando una reducción sostenida durante 3 meses. Según el análisis, esta reducción de pacientes Covid-19 hospitalizados es pareja en todas las regiones del país y grupos de edad. 

 

Para el investigador del Instituto Sistema Complejos de Ingeniería (ISCI) y académico de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile, Marcelo Olivares, “los avances en vacunación, cuarentenas, cierre de fronteras y otras medidas de contención implementadas en los últimos meses han permitido reducir la ocupación de camas UCI en prácticamente todas las regiones del país. Sin embargo, la carga infecciosa nunca, en toda la pandemia, ha llegado al nivel verde de 1 caso diario por 100 mil habitantes, y ahora está cambiando al alza, con tasas de crecimiento en algunas regiones en el norte. Hay que mantener precauciones como el uso de mascarillas para evitar transmisión comunitaria, y también estar atento ante cualquier síntomas para aislarse, testearse prontamente y hacer seguimiento de contactos”.

 

En cuanto a la cobertura de vacunación, a la fecha, se han vacunado con ciclo completo 13,5 millones de personas, de un público objetivo mayor de 18 años, estimado en 15,2 millones, logrando una cobertura de un 89%. Todos los grupos de edad se encuentran alrededor de 90% de cobertura (entre 88% y 92%). Además, se han inoculado alrededor de 30,5 millones de dosis en total, de las cuales 20 millones corresponden a la vacuna Sinovac.

 

Además, si desglosamos por grupo etario, el más rezagado es el de 18-39 años con una cobertura de 88%. Asimismo, durante el último mes se completó el ciclo de vacunación de 350 mil personas (aprox.) bajo 50 años, bastante menos que el millón de vacunados en el mes anterior en el mismo grupo etario, lo cual refleja que se está llegando a la cota superior de vacunación efectiva (similar a los otros grupos de edad). “Según la información publicada por el DEIS, se han administrado en total 3,6 millones de dosis de refuerzo, de las cuales 2,5 millones están concentradas en población vulnerable y sobre 60 años”, dice el informe.

Asimismo, en el documento se señala que dada la aprobación de las vacunas Pfizer y Sinovac para menores de edad entre 6 y 17 años, se amplió la campaña de vacunación de este grupo con una población objetivo de 3 millones de niños y niñas. La cobertura (ciclo completo de vacunación) es de 46% para el grupo de 12 a 17 años. En el grupo de menor edad (6 a 11 años), el 38% ha recibido la primera dosis de la vacuna Coronavac (no hay segundas dosis aún). Por lo que las y los investigadores apuntan a que “es muy importante seguir avanzando rápido con la vacunación de los niños y las niñas para que se puedan reanudar de forma segura las actividades escolares y así mitigar posibles rebrotes”.