La ONG Mente Sana advierte que el relajamiento de las medidas de prevención pueden reforzar una suerte de “negacionismo cotidiano”, respecto del riesgo de la pandemia y estimular conductas que en estas condiciones “implican grandes riesgos personales y sociales”

La ONG señaló que las medidas de relajamiento y progresiva apertura a estados de normalidad, coinciden con mecanismos psíquicos de defensa propios a situaciones disruptivas, como las que estamos viviendo actualmente. La renuencia a aceptar datos duros de la realidad y sus implicancias, sobretodo si estos son dolorosos, pueden activar en algunos- según indican- respuestas ambivalentes, donde por una parte reconocemos la existencia de esta percepción, y por otra, actuamos como si no estas no fueran reales, como una suerte de “negacionismo cotidiano”.

“De esta manera tratamos de evitar y lidiar con la angustia que nos provocaría su reconocimiento y sus consecuencias. Generalmente estos mecanismos de defensa suele expresarse en el lenguaje bajo la fórmula privilegiada del “ya lo sé,… pero es que…”, que solemos escuchar por ejemplo, en aquellos que son sorprendidos evitando mínimas medidas preventivas”, afirmó Francisco Flores, psicólogo y director de la ONG.

Detrás de la excesiva publicidad que nos muestra ambientes festivos, para la ONG Mente Sana, se transmiten estos mensajes que solo tratan de estimular el consumo. “No hay que olvidar que en general, la infelicidad también funciona como un estimulante del consumo: comprar puede ser una forma de suspensión de la angustia”, acota su director.

Por ello, el rol de las autoridades, del cual no estarían exentas de esta posibilidad y los medios de comunicación, resultan claves. “En primer lugar, generando condiciones reales para que las personas no terminen temiendo más a las condiciones de vulnerabilidad y precariedad social, que al propio virus. Pero también para afinar los mensajes, y prevalezcan las conductas necesarias para este tiempo”

Finalmente sugieren una serie de recomendaciones que estimulen condiciones de responsabilidad personal y social:

Evitar los eufemismos ante la situación que estamos viviendo. “En sentido hablar de rebrote no resulta pertinente, ya que transmite el mensaje de que el covid19 ha sido controlado y la expectativa es respecto de un posible resurgimiento, como si este hubiera sido controlado previa y momentáneamente”, advierten

Restablecer al menos durante Septiembre, las comunicaciones oficiales diarias en cadena nacional sobre evolución del covid19 en nuestro país. Según señalan “esto puede contribuir a recordar, en este complejo mes, la agenda sanitaria oficial y sus medidas de prevención, reponiendo su centralidad en medio de fechas festivas”

Entregar un bono monetario diario para que personas contagiadas asintomáticas o de cuidado no hospitalario, concurran a la cuarentena en las residencias sanitarias, “lo que sería una importante contribución de higiene y también social a las familias, limitando la interacción de las personas.”

Finalmente hacen un llamado a evitar la confusión y falsas expectativas en la comunicación para que exista concordancia entre el mensaje que se informa y todo lo que se trasmite en acciones y palabras. “No obstante- advierten- el mero camino del temor o del miedo sólo puede reforzar las conductas de fuga o huida, por lo que se debe apelar a la responsabilidad, privilegiando el lenguaje que fomente la solidaridad y el autocuidado comunitario, en la medida que crezcan los espacios de libertad, para que estos no sean reversibles sino progresivos.”

Por último la ONG afirma que todo lo anterior está dirigido a evitar que prevalezcan los mecanismos psíquicos mencionados, que favorezca un incremento explosivo del contagio y recrudezcan los padecimientos de toda índole, vividos durante estos meses.