Al menos 9 ataques contra personas Lesbianas, Gays, Bisexuales y trans (LGBT) se han registrado en lo que va del año en el país, por lo que esta tarde representantes de Fundación Iguales se reunieron con la subsecretaria de Prevención del Delito para exigirle que se tomen medidas a corto plazo para frenar estas agresiones motivadas por odio.

Cuatro son las acciones concretas que durante esta tarde la directora de educación de Fundación Iguales, Isabel Amor, y el director jurídico de la entidad, Jorge Lucero, le solicitaron a la Subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, para acabar con la seguidilla de ataques que han ocurrido en lo que va del 2019, contra personas por su orientación sexual, identidad y expresión de género.

La primera tiene relación con la creación de mesas de trabajo con la sociedad civil en la que se establezcan las acciones que se tomarán para abordar este tipo de ataques y avanzar en su prevención. La segunda, se refiere a la capacitación de las policías e integrantes de la seguridad municipal, para que sepan cómo actuar en este tipo de casos, cuenten con las herramientas necesarias para tratar -por ejemplo- de manera correcta a una persona trans y recepcionan las denuncias considerándolas como ataques contra la diversidad sexual y de género para poder llevar un registro certero de éstos y así generar políticas que ayuden a que no sigan ocurriendo.

Así mismo, la tercera acción se refiere a brindar mayor seguridad en sectores que son constantemente visitados por la comunidad LGBT, de manera de asegurar que puedan desenvolverse de manera más tranquila y sin miedo, y, finalmente, la cuarta medida tiene que ver con que se realice una investigación respecto de la posible conexión entre los ataques ocurridos, de manera de determinar si nos hechos aislados o un nuevo modo de operar de ciertos sectores.

La directora de educación de Iguales, Isabel Amor, explicó que «es evidente que en Chile hay un problema grave de violencia hacia las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans, y el Estado no puede quedarse en palabras de buena crianza frente a una realidad cada vez más cruda. Corresponde que todas las instituciones colaboren para poner fin a los constantes ataques y que se tomen medidas a corto, mediano y largo plazo».

Amor hizo hincapié en la urgencia de ponerle fin a la violencia generalizada que está experimentando el país. «Este año han registrado, a la fecha, los asesinatos de 11 mujeres y han atacado, al menos, a 9 personas por su orientación sexual, identidad o expresión de género. Es evidente que tenemos que avanzar hacia una institucionalidad que se haga cargo de terminar con la discriminación por motivos de género».

En la reunión la subsecretaria Martorell se comprometió a trabajar en la mayor parte de las acciones y también a mejorar los datos que recogen en las denuncias que reciben, para identificar los casos que correspondan a homo, lesbo, bi o transfobia.