En la tarde de este sábado se logró por fin la entrega del edificio consistorial de Tirúa a la comunidad y al alcalde Adolfo Millabur. Tras el desalojo no solicitado por la autoridad comunal, el edificio estaba en custodia policial y anoche fue vandalizado y todos sus ventanales resultaron destruidos.

Durante este sábado, mediante el diálogo y los buenos oficios del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presente en la zona, ante el Ministerio del Interior, se logró que el Gobernador Provincial de Arauco fuera quien hiciera entrega del edificio municipal, de modo que éste retome su funcionamiento a la brevedad.

El viernes, el director nacional del INDH, Sergio Micco, junto a la directora regional de Biobío, Carolina Chang, ya se habían reunido con el alcalde Adolfo Millabur y con vecinos que fueron detenidos durante el desalojo. También visitó distintos puntos de Tirúa que muestran los efectos de la violencia y formuló una exhortación al diálogo y al entendimiento. Este sábado retornaron a Tirúa.

“Mediante el diálogo el INDH se pone al servicio de un alcalde, representante del pueblo, para que haya paz y justicia al servicio de los más marginados”, recalcó Sergio Micco.

“Estas señales de entenderse, a pesar de las diferencias, es una buena señal para nosotros los tiruanos. Lamentamos los hechos que han sucedido posterior al desalojo que han dañado el edificio municipal, pero estamos empeñados en seguir hacia adelante”, expresó el alcalde Millabur, agradeciendo la gestión directa y en terreno de las autoridades del INDH.

El director del INDH continúa su agenda en Biobío y La Araucanía, visitando víctimas de violencia y autoridades, promoviendo el diálogo para distender la situación de conflicto que se vive en la zona.