El retorno de la actividad del Campeonato del Mundo de Rally en Estonia muestra a Hyundai como dominador absoluto en los caminos alrededor de Tartu, con un 1-2 en manos de Ott Tänak y Craig Breen tras el primer intenso día de competencia en la región sur del país.

De esos dos pilotos que representan al equipo basado en Alzenau (Alemania), fue el dueño de casa quien se puso en el primer lugar. El actual campeón cerró los 11 especiales de la jornada ganando tres y ubicándose a la cabeza con un tiempo neto de 1h15m8.4s, superando por 11.7s a su compañero irlandés. En la tercera plaza, en tanto, aparece el Toyota del francés Sébastien Ogier, a 28.7s del puntero.

Quien tuvo una jornada complicada fue Emilio Fernández. Sobre su Škoda Fabia Evo y junto a su navegante Rubén García, el chileno partió con dificultades en la primera especial del día y en la segunda, la rotura de la manguera del radiador de agua lo obligó a retirarse, aunque retornará a la competencia mañana (domingo).

“Los mecánicos y los ingenieros de Toksport ya hicieron lo suyo y el auto está listo para reenganchar durante la segunda etapa. Así, yo podré sumar experiencia y kilómetros en este viaje. Vamos a intentar hacer la mayor cantidad posible de tramos para llegar bien preparados a Turquía, donde otra vez intentaremos salir con todo”, analizó Fernández, quien esperaba mejor fortuna para esta carrera dentro de la clase WRC3, en la cual va primero el joven Oliver Soberg (Volkswagen Polo GTI).

La última jornada del Rally de Estonia contempla seis pruebas especiales y 84,96 kilómetros cronometrados. Ese recorrido dará término a la carrera número 600 del torneo mundial en su historia y a la fecha de retorno de este después de casi seis meses de suspensión por la emergencia sanitaria del COVID-19.